lunes, 17 de septiembre de 2007

Lamparas de sal del Himalaya


LÁMPARAS DE SAL Un objeto de gran belleza para su hogar. Los especialistas en Feng-Shui recomiendan este tipo de lámparas como armonizador del entorno que contribuye a limpiar el entorno de influencias y energías negativas. Se elaboran empleando sal natural cristalizada en minas formadas a lo largo de más de 250 millones de años en el Himalaya. Por esta razón cada lámpara es un ejemplar único que varía ligeramente de los demás en su tonalidad y forma. Al calentarse por efecto de la bombilla instalada en su interior, emite iones negativos beneficiosos para el ser humano. Ideal para habitaciones con niños, personas enfermas, asmáticos y alérgicos. Recomendada por especialistas en cromoterapia por su emisión de luz anaranjada, beneficiosa para relajar tensiones y contribuir a crear un ambiente distendido y agradable. LA MAGIA DE LA LUZ Y LOS COLORES, REGALOS PARA TU SALUD Según la antiquísima sabiduría del Feng-Shui, el arte milenario chino que estudia la armonía entre la luz, los colores, la simetría y la distribución de los espacios, la luz disuelve las energías negativas y atrae la fuerza vital, la alegría y la salud. En el interior de las casas las energías positivas tienden a estancarse y la iluminación se convierte entonces en un factor clave para mantener el bienestar físico y psíquico de todos los habitantes del hogar, incluidos los animales y las plantas. Los preceptos del Feng-Shui recomiendan distribuir lámparas por todos los rincones oscuros para reforzar el Chi, la fuerza vital que está presente en el Universo y en todos los seres vivos. Una de las mejores formas de intensificar esta energía vital es utilizar lámparas de sal, una combinación casi mágica de luz y color que, además, equilibra el exceso de iones positivos perjudiciales para la salud gracias a la presencia del yodo salino, que enriquece el ambiente con iones negativos. Las lámparas de sal son ionizadores naturales que absorben el exceso de ondas electromagnéticas emitidas por los televisores y los electrodomésticos en general y ayudan a crear una atmósfera sana. No olvidemos que la sal contiene casi todos los oligoelementos de los cuales depende el buen funcionamiento del organismo. Las piedras de sal tienen su origen en los primeros instantes del nacimiento de nuestro planeta. Ya existían en el océano primario que cubría en su origen la superficie de la Tierra. Allí donde el agua era menos profunda y donde el Sol la evaporaba, quedó la sal en forma de pequeños granos o cristales. Estos sedimentos de sal pueden tener 250 millones de años y son, por tanto, muy anteriores a la aparición del hombre sobre la Tierra

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy buenas noches,mi pregunta es la siguiente, estamos coleccionando y creemos mucho en el fengshui, tenemos 2 clases de pakua necesitaríamos si nos puede explicar como y donde los ubicamos para su correcto uso. desde ya muchas gracias-